· 

Metamorfosis y Alquimia

Dado lo reducido del espacio  y así como de nuestro humilde y limitado conocimiento del tema, es que nos referiremos al de la alquimia en lo que tienes que ver con nuestros Encuentros de Unificación, de los cuales festejamos hoy el décimo tercero.                 

            ¿Y….qué tienen que ver estas reuniones con la alquimia? ¡Mucho querido hermano!.... Mucho, si tenemos en cuenta que nos  hermanamos así, más concientemente  cada día y de que transitamos juntos un sendero de cambio el cual nos permitirá sacudir los lastres que impiden nuestra marcha, para alcanzar la total libertad interior, esa libertad que nos permitirá usar los valores sagrados y eternos que nuestro Padre en el Cielo nos regaló, cuando “nos creó  a su  imagen y semejanza”. Es pues nuestra tarea encontrar allí la ley de armonía para que su clave sea nuestra, a través de un exhaustivo  trabajo de auto transformación.

           

¿Cómo? Cuando por medio de una vida ética y un esfuerzo fecundo, logremos producir los valores que estarán sujetos al tiempo sí, pero que son imprescindibles en nuestra existencia humana. A la vez,  y en  acuerdo al segundo principio hermético que dice: “Como es arriba es  abajo”, intentaremos liberar esos valores que tan sólo aguaran la llamada espiritual divina, para iniciar el alquímico proceso externo. Es decir, primero adentro para después posibilitar el trabajo de afuera. Primero la Alquimia Espiritual y estaremos  preparados para dar comienzo a la alquimia material que será su reflejo. Dios ya nos regaló los materiales para producir los dos que al final, sólo son una. “Que la Luz, el Amor y el Poder, restablezcan el Plan en la Tierra”, dice la Gran Invocación.

       

 ¿Qué Plan? Hay un Plan divino en la mente de Dios y  El puso en  nuestras almas la fórmula de esa  Alquimia divina a la que hemos de alcanzar con esfuerzo y voluntad  para elevarnos por encima de nuestra capacidad física y comulgar con las fuerzas sagradas y eternas de la Sabiduría de la Luz. De este modo realizaremos la Gran Obra y lograremos comprender concientemente cuáles son los puntos que nos permiten  alcanzar el crecimiento interior. Esos puntos son símbolos, son mensajes cifrados que pueden cada uno ver hoy, aquí presentes en el interior de la Chakana.

 

Y llegamos a la conclusión de que lo que llamábamos “vil gusano”, mediante el proceso de la metamorfosis, ya no se arrastrará más sobre la tierra.  Pues  convertido por ese proceso en mariposa y superadas ya, las trabas que le impedían hacerlo, volará en completa libertad hacia la infinita Luz. Las leyes de la alquimia señalan ese instante santo cuando el volátil mercurio, luego de recibir la bendición de Dios (“catalizador” eterno) se une al azufre impulsado por el fuego poderoso que está presente en el mismo.                     

Azufre, Mercurio y Sal con elementos que estuvieron, están y estarán siempre en los laboratorios de los místicos, de los filósofos y de los sabios.

            Pero,…debe comprenderse que ese Poder liberador, espera en lo interno de cada uno de nosotros, el momento en que superemos nuestros burdos deficientes y mezquinos pensamientos humanos, posibilitando con esa actitud la apertura de conciencia necesaria para  que “Cristo retorne a la Tierra“  en cada corazón y nos otorgue el regalo del alquímico tesoro como lo es el producto eterno de su Amor y de su Paz.

          Así sea.


 

Don Julio Camargo

El Camino de los Maestros

Autor del libro La Clarinada del Alma Tomo I y Tomo II


Escribir comentario

Comentarios: 0

En el nombre del Uno, representado por Todos.