El Verdadero sentido de la Unificación

(Por Richard Karlen)

 

“Debajo del cielo, una familia”, dijo Confucio.

 

Desde siempre se ha sabido que la Unidad existe por todo el universo, y que subyace en la diversidad de formas. Los grandes Maestros y pensadores han dado testimonio en más de una oportunidad. Y los descubrimientos científicos están aportando esa prueba, que en cada experiencia y practica nos lleva a entender y comprender el sentido de la Unidad y Universalidad de la naturaleza y el universo.

“Mi Patria como hombre es el Mundo” decía Marco Aurelio.

Hoy, las naciones persisten en la creencia de que sus intereses nacionales son distintos a los de toda la humanidad y que la satisfacción de esos intereses nacionales es más importante que cualquier injusticia que pueda resultar de dicha acción nacionalista en perjuicio de la humanidad. Ciertamente, se piensa que la gente de una nación es diferente al resto de la humanidad y que la unidad individual es más importante que el todo.

 

El Ser humano, está viviendo un tiempo único de cambio en nuestro planeta, estamos siendo impulsado a transcender la dualidad, a vivir un proceso de Unidad y Síntesis, para conectarse con la totalidad y reconocer la importancia de la “Conciencia Unificada” y este poder expansivo de Unidad subyace en la mente-corazón de cada uno de nosotros, y tiene el poder suficiente para superarse por encima del deseo y del conflicto que arde dentro de la limitada dimensión de la materia y de los egos.

 

La Conciencia reside en la esencia del Ser Humano y nunca se despega de él, y se muestra según su estado de evolución y su densidad, a esto lo llamamos muchas veces tener “sentido común”. Este sentido común es el equivalente a lo que sentimos como seres individuales, da respuesta a nuestro bagaje espiritual a nuestra conexión con el entorno y a la comunicación interior, aunque si esa comunicación es dominada por las ondas de forma externas, como la moral, los dogmas, la religión, la política, el momento circunstancial de la vida, suele convertirse en contra-conciencia o “sentido común-egoico”

 

La conciencia según la inteligencia espiritual está dotada de ciertos grados evolutivos, una conciencia que tras el paso por sus diferentes experiencias de la vida conoce su divinidad, se aproxima más a su plan del “Despertar”, o “Conciencia Unificada”.

Y es allí en ese momento en el que comienza la verdadera unificación, ya que si no vivimos la unificación en nosotros mismos, difícilmente vayamos a trasladarla hacia afuera, hacia nuestro entorno, ya que no basta con aprender de memoria como funciona, se tiene que llegar a nuestro corazón e integrarla.

 

Una vez que vivo la integración y unidad en mi ser, comienza a trasladarse hacia todas las células de mi cuerpo esta información de unidad y amor, alejando de mi los malos pensamientos, las malas emociones y las enfermedades junto a todos los miedos, que nos limitaron a llegar a la “Conciencia Unificada”.

A partir de ahora el camino espiritual individual me lleva a la frecuencia de unidad mayor, sin perder mi identidad, logro comprender más aquel que profesa o camina por un sendero espiritual diferente al mío, haciéndome más comprensivo y tolerante. Así teniendo más comprensión surge la necesidad de “servir”, de ser un colaborador, un instrumento que trasciende nuestros propios egos para ayudar, y llevar el pensamiento altruista y unificador a otros.

El estudio científico de la genética ha provisto de una base fáctica para el reconocimiento de la hermandad del hombre, apoyando la afirmación de San Pablo: “Dios ha hecho de una sangre todas las naciones”. Pablo afirmó la unidad de la vida como “el uno en quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”.

Ahora bien !!!… ¿ estamos dispuestos a despojarnos de tanta chatarra egoica que hemos acumulado durante nuestra vida y otras? y ¿Somos capaces de reconocernos frente a un espejo y poder identificarnos como seres únicos, divinos y amorosos ? Pues este es tu tiempo, es nuestro tiempo… te esperamos con infinito Amor para llevar adelante todas las Unificaciones .

 

“Yo Decreto aquí y ahora, hacer reinar permanentemente

La Luz, la Paz y el Amor;

En mí y alrededor de mí, para mi más alto beneficio y el más alto beneficio de los demás”

Que así sea, así es, y hecho está.

 

Richard Karlen

www.rkarlen.com

Escribir comentario

Comentarios: 0