· 

El árbol de la vida

 Dice una conocida canción: “Yo tengo tantos Hermanos, que no los puedo contar”.

 

Pero escuchemos también ésta inspirada oración: “Soy uno con mis Hermanos de grupo”. Y este es el grito de Gloria expresado en el sentir del corazón de la Humanidad en ésta Nueva Era. Sale de las gargantas de los seres humanos que han comprendido la profunda y bendita realidad de la mencionada afirmación. Y es ésta la intención que nos congrega una vez más en este lugar, donde la energía potente que nos regala cada piedra, cada vegetal, el aire que respiramos y los tibios rayos del sol, posibilitan la magia espiritual de la Creación entera, que es la Verdad que expresa en el plano de la materia la obra sagrada del Padre Celestial, y acudimos a este Encuentro deseosos de transmitir al Mundo a través de una humilde ceremonia de amor y paz, todo ese sentimiento en tanto recibimos el que nos envían nuestros Hermanos de toda la faz de la Tierra.

Hagamos pues un alto para nuestras preocupaciones e ideas humanas y vayamos unidos y en paz a fortalecer el vínculo sagrado que nos conecta con la sublime vibración de la energía Universal, regalo bendito de nuestro Padre en el cielo. No estamos aquí para generar dudas, desconfianza o protestas. Si estamos, para producir y expandir la armonía que es el derecho de toda Hermana y Hermano que hoy ha venido con la intención de trasmitirla a todo el Universo. Sea pues en cada uno de vosotros, nuestro deseo y bienvenida de unidad y de paz con el firme propósito de extender cuanto podamos, esta intención que hará posible la felicidad del Nuevo Hombre, que en esta Era Acuariana poblará la tierra.

Que la bendición Divina llegue a todos, es el anhelo de quienes les reciben con gratos deseos de compartir nuestras más amorosas inquietudes y nuestros más caros proyectos.

 

 

Así sea.


 

Don Julio Camargo

El Camino de los Maestros

Autor del libro La Clarinada del Alma Tomo I y Tomo II


Escribir comentario

Comentarios: 0

En el nombre del Uno, representado por Todos.